Transformación de los hábitos durante el confinamiento.

España lleva aproximadamente un mes y medio confinada. El no poder salir de nuestras casas exceptuando a pasear a nuestra mascota, si tenemos, o a realizar la compra, y alguna que otra gestión , ha provocado un cambio en los hábitos de todos los ciudadanos.

Vamos a ver cómo han cambiado nuestras costumbres desde distintos puntos de vista:

Perspectiva laboral:

Desde este punto de vista, el Covid-19 ha dejado dos tipos de resultados, los multitudinarios despidos que se han producido debido al cierre de organizaciones, la falta de ventas. Por otro lado, ha emergido el teletrabajo, trasladando las oficinas de los empleados a sus hogares para poder seguir llevando a cabo su labor y que no se cese la actividad en los sectores que pueden permitirse esta modalidad a distancia.

Perspectiva de la formación:

Debido al aislamiento, todas las clases en el aula, han sido interrumpidas. Sin embargo, en los centros preparados, como CampusFP  se están impartiendo las clases en modalidad online para que los alumnos no se vean afectados en su aprendizaje, o lo hagan con el menor impacto posible. Por lo que en vez de ir todos los días a clase, encienden su ordenador y se conectan a esta.

Perspectiva del ocio:

El tiempo libre se ha visto aumentado, sin embargo, las actividades que se pueden hacer son muy reducidas. Las personas que hacían deporte acudiendo a gimnasios o al aire libre, lo están realizando en casa, conclases en vídeos o por su cuenta. Otro entretenimiento están siendo las plataformas digitales de series y películas, aumentando el visionado de estas. Están reapareciendo antiguas costumbres, como ver la televisión en grupo, los juegos de mesa. Las redes sociales están teniendo gran importancia en el ocio de las personas, ya que están poniendo de moda actividades como cocinar, el yoga, o algunas aplicaciones como TIK TOK, que su uso está creciendo de manera exponencial cada día.

Perspectiva social:

Ya no tienen lugar las reuniones familiares, o las quedadas con amigos, pero gracias a aplicaciones como zoom, se están realizando videollamadas donde, de manera online, tienen lugar las reuniones, quedadas e incluso se están celebrando cumpleaños online..

En resumen, si algo tienen en común todas las transformaciones de los hábitos, es que ha sido indispensable el uso de ordenador, o una plataforma en la que poder conectarse, y además también es indispensable la conexión a internet. Esta transformación ha dado lugar a una sociedad digital, fuerte, ágil y versátil que no restringe edades, y además actúa de manera masiva y rápida. Esto conlleva a que de cara al futuro, habrá que tenerla en cuenta.

Expectativas de futuro a corto medio plazo

Con el fin del confinamiento, tendrá lugar el proceso de desescalada, pero este, es lento, y el regreso a la actividad habitual de la población se ve lejano por miedo a un posible rebrote.

A corto plazo, las autoridades están pensando cómo llevar a cabo las actividades de ocio, laborales, lectivas, deportivas y sociales, aplicando medidas de protección adecuadas para evitar riesgos. Además, en comunidades como Madrid, se han cancelado todos los eventos, fiestas y celebraciones masivas hasta octubre. En otros sitios costeros, están pensando cómo prevenir los contagios o la presencia concentrada y abundante de personas en sitios como la playa. Las vacaciones tendrán que esperar. La recuperación de la cuarentena será lenta.

En conclusión, el impacto de la pandemia, se espera que genere un cambio en la tendencia de la sociedad. 

En la situación actual, tenemos distintos problemas de cara al futuro a nivel económicos y sociales, haciendo que reconsideremos muchos criterios y costumbres. Estos son desde la sostenibilidad, el cambio climático, los medios de transporte públicos, tiendas, discotecas, o festivales, que tendrán que ser reconsiderado y valorados de nuevo.

30 abril 2020 - CampusFP