Recomendaciones para estudiar y teletrabajar durante la cuarentena

La cuarentena puede que nos esté perjudicando a la hora de estudiar o de trabajar. Después de llevar tantos días encerrados, es normal que la nueva situación nos esté afectando a nuestro rendimiento y nos sintamos con más cansancio anímico. Adaptar malos hábitos, el apenas movernos y el trabajar durante horas en un mismo sitio, son algunos de los efectos negativos que el confinamiento puede tener. Sin embargo, debemos sacar partido de la cuarentena. Tenemos que acostumbrarnos a que, durante un periodo de tiempo, nuestra casa será la nueva oficina o biblioteca.

A continuación, te dejamos algunas recomendaciones para que el confinamiento no afecte negativamente ni a tu aprendizaje ni a tu salud:

Adaptar un rincón para el estudio

Debes adaptar una zona para estudiar. Encuentra un rincón en tu casa con buena conexión a Internet y con buena iluminación natural, si es posible. También es importante que sea un lugar tranquilo y libre de distracciones, es decir, evitar estar cerca de la televisión o de zonas con mucho ruido. Tiene que ser un sitio que favorezca nuestra concentración, por lo que tenemos que evitar en la medida de lo posible tener el móvil cerca, ya que es una fuente de distracción que puede provocar que no nos cunda el tiempo. Añadiría cuidar la decoración y limpieza de la zona de trabajo, ya que después de llevar unos días en el mismo espacio lo normal es que acabemos amontonando cosas y tengamos el escritorio hecho un desastre. Para evitar esto último, intenta recoger y ordenar el material una vez que termines y así tendrás el rincón lo más ordenado posible.

Asian university student lying on floor and reading a book on laptop screen

Mantener una rutina

Durante el confinamiento, puede que nuestros hábitos se vean alterados por la falta de costumbre al estar encerrados en casa. Muchas personas no necesitan madrugar y lo normal es que se acuesten más tarde que antes. El encierro también afecta a nuestra nutrición. Los hábitos de nuestra alimentación son muy importantes durante estos días: hay que comer sano y mantenerse muy hidratado, evitar las bebidas gaseosas y azucaradas y comer mucha fruta y verdura para gozar de una buena salud. Tenemos que poner de nuestra parte para continuar con los hábitos saludables: acostarnos pronto y no levantarnos muy tarde, comer y beber sano… Esto también es usual en las personas que teletrabajan, ya que buscan en la comida su vía de escape cuando se sienten cansados o fatigados y, después de tantas horas sentados haciendo lo mismo, van a la cocina a comer cualquier cosa. Es muy importante que mantengamos la rutina que llevábamos antes de la crisis y alimentarnos de manera equilibrada con el objetivo de tener más energía en nuestro día a día.

Hacer descansos

La Organización Mundial de la Salud ha recomendado realizar descansos durante el confinamiento. Es importante levantarnos cada, aproximadamente, 30 min y andar un poco por casa. Aprovechemos cualquier cosa, como puede ser una llamada telefónica, para dar una vuelta y no permanecer sentados tanto tiempo. Debemos mantener el cuerpo activo para también activar la mente y, por ello, la OMS nos aconseja hacer ejercicio físico diario durante los descansos laborales pero conociendo nuestras limitaciones, es decir, si no estamos acostumbrados a hacerlo no debemos abusar de él. En general, todo ejercicio físico es bueno, desde una clase de cardio que nos pongamos en Youtube, hasta la realización de tareas domésticas.

Lifestyle. Cute, attractive woman during yoga exercise

Mantener activo el cuerpo y la mente

Este punto va ligado con el anterior, ya que esos descansos nos permitirán mantener la mente abierta y activar la imaginación. Será la solución al cansancio mental con sobrecarga de información que podamos tener estos días. Además del ejercicio físico más “duro”, en este punto conviene mencionar las clases de Yoga, ya que son muy apropiadas para combatir el estrés y cuidar nuestra salud mental durante el confinamiento. Los días de encierro pueden jugarnos una mala pasada y provocarnos sensaciones que nos perjudiquen a nuestro ánimo, para evitarlo es necesario que encontremos actividades que nos ayuden a trabajar la meditación.

Planificar horarios

Puede que ya hayas notado que durante la cuarentena pierdes la noción del tiempo. Las personas que están haciendo teletrabajo o estudiando, suelen empezar sus tareas justo después de desayunar, lo cual es un error. Eso está bien si luego tienes un camino para ir al trabajo y puedes despejarte, pero en casa empiezas tu jornada inmediatamente y no tienes tiempo para activarte. Es recomendable no ponerse en seguida, realizar alguna actividad o, si tienes balcón, estar un rato allí fuera, para coger el día con ganas y ser más efectivos. Otro efecto negativo del encierro es que la gente suele trabajar más horas. Esto puede ocurrir debido a que las distracciones provocan que el tiempo no se aproveche tan bien. Una medida para combatir esto último es ponernos un control y planificar nuestros horarios: hacer un planning de la semana con las horas que dedicaremos al trabajo, al ocio, al deporte, a las videollamadas, a los descansos… Fijarnos unos objetivos siempre nos motivan más que no tenerlos y tratar de cumplirnos nos hará ser más efectivos en nuestras tareas y afrontar el día con mucha más energía.

Woman checking the calendar

Woman checking the calendar

En resumen, lo más importante es no perder la concentración ni la motivación por el aprendizaje durante el confinamiento. Debemos sacar provecho de esta cuarentena formándonos y desempeñando tareas de manera efectiva pero, para ello, hay que ser organizados y evitar a toda costa los efectos negativos que el encierro puede tener en nosotros.

30 marzo 2020 - CampusFP