Descubre tu vocación

La vocación nos lleva a entregarnos con pasión para alcanzar las metas relacionadas con nuestra formación.

La vocación nos lleva a entregarnos con pasión para alcanzar las metas relacionadas con nuestra formación, pero también hay personas que experimentan una gran ansiedad cuando han de decidir su formación y aún no conocen su vocación o no la quieren seguir y sienten que deben elegir la carrera perfecta entre muchas y temen tomar la decisión equivocada.

¿Qué es la vocación?

La palabra vocación proviene de la palabra latina «vocatio” o «llamar”, por lo que vemos que es algo más que un trabajo por el que te pagan.

¿Y si no siento esa “llamada”?

Tú puedes encontrarte entre las personas que desconocen su vocación, ante esta situación la solución es explorar tus gustos, tus pasiones, tus habilidades… es decir, emprender un camino personal exploratorio que está relacionado íntimamente con el amor. Sí, con el amor, el amor a nosotros mismos porque nos preguntaremos cómo queremos vernos en el futuro, qué es lo que nos hace felices y qué tenemos que hacer para conseguir lo que nos gusta. En ese proceso descubriremos que hay una amplia variedad de trabajos que podrían convertirse en una vocación.
word-decide-in-scrabble-letters-over-black-backdrop-low

«¿Que quieres ser cuando seas mayor?”

A esta cuestión nos enfrentamos en cuanto tenemos edad suficiente para hablar en forma de consulta que nos hacen padres y madre, profesores y conocidos. Realmente la profesión para la que nos prepararemos es una cuestión importante. Después de todo, una tercera parte de nuestras vidas la dedicamos a trabajar y probablemente pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestra familia. En nuestra infancia nos contentamos con fantasear con profesiones muchas veces imposibles. En la adolescencia aumenta la presión: debemos elegir una especialización relacionada con nuestra futura carrera y es posible que en ese momento no sepamos a qué carrera aspirar. Así que hay jóvenes que cambian de opinión, incluso varias veces, antes de encontrar su camino. Y antes o después de emprender ese camino, nos solemos encontrar con el gran obstáculo: ¿sigo mi pasión o busco el beneficio económico?.

«El primero de los problemas que se le plantea al hombre es encontrar qué clase de trabajo debe emprender en este mundo». Thomas Carlyle

Portrait of minded man pointing on his mind about money

¿Pasión o beneficio económico?

No es fácil esa elección porque muchas veces la vocación que queremos seguir no se corresponde con una profesión bien remunerada. Pero si descubres lo que realmente te gusta puede merecer la pena seguir tu pasión sin pensar tanto en las perspectivas económicas mientras que si pones tu salario por encima de todo al elegir una profesión, normalmente esto te hará una persona infeliz. Obviamente, necesitamos dinero para cubrir nuestras necesidades pero no podemos elegir una carrera profesional solo para obtener beneficios económicos.

Las vocaciones no se limitan a trabajos altamente considerados como médico, astronauta, notario, arquitecto, ministro, artista famoso, abogado, músico… puedes encontrar tu vocación haciendo otras cosas, las que A TÍ te apasionan, cosas con las que te sientes identificado como: construir, reparar, curar, cuidar, vender, formar a otros…

No ignores tu vocación porque…

“El que se con­sagra a una profesión a un arte o a cualquier modo de vida sin una vocación no puede encontrar más que sufrimientos.” Goethe

Cómo descubrir la vocación

Tómate tiempo para descubrir las señales haciéndote preguntas:

  • ¿Qué te gustaba hacer en la infancia? ¿Leer, escribir, practicar deportes…?
  • Durante los trabajos escolares en grupo, ¿para qué función te ofrecías como voluntario/a?
  • ¿En qué cosas te gusta trabajar actualmente?
  • ¿Qué cosas no soportas hacer?
  • ¿Alguna vez hablaste de un sueño o una aspiración que te emocionara?
  • ¿Qué cosas ves que hacen otras personas que desearías estar haciendo?
  • ¿Qué problemas te sobrepasan?
  • ¿En qué piensas cuando estás tranquilo?
  • Si el tiempo, el dinero, la educación y cualquier otro obstáculo no fueran un problema, ¿qué tipo de trabajo elegirías?
  • ¿Qué estaba haciendo la última vez que perdiste totalmente la noción del tiempo?

Muchas personas tras cuestionarse estos temas ve que, en el fondo, siempre han sabido cuál es su vocación, qué es lo que realmente desean hacer en la vida. La parte verdaderamente difícil es superar los obstáculos.

Apasiónate y vence los obstáculos

Si no te sientes te sientes realizado, fórmate para hacer algo que te guste. En un mundo que cambia rápidamente, no podemos esperar tener un solo trabajo en toda su vida. En lo que puedes confiar es en tus fortalezas y en tener una sólida preparación que te permitan cambiar a una actividad que te guste de verdad. Nuestro cerebro se sigue adaptando e incluso en la edad adulta o cuando es estimulado por nuevas experiencias, por lo que podemos adoptar una mentalidad de crecimiento en cualquier momento de la vida para realizar su propio potencial a través del aprendizaje y la práctica.

1. Fórmate para desempeñar tu vocación

Ya sea para comenzar una carrera o para cambiar de dirección desarrolla un plan de aprendizaje personal para adquirir los conocimientos y la formación que necesitas.

2. Mantente al día en tecnología

Aunque no parezca estar directamente relacionado con la vocación que te motiva ésta se puede aplicar a prácticamente cualquier campo creando nuevas posibilidades y facilitando todas las labores.

3. Desarrolla habilidades para seguir creciendo

Continúa con su desarrollo aprendiendo habilidades relacionadas con la comunicación, la innovación, conocimientos en el campo del trabajo que desarrollamos o queremos desarrollar…

4. Piensa globalmente

Mira más allá de tu campo, abre tu mente a nuevas actitudes y técnicas para desarrollar habilidades multifuncionales.

5. Mantén un «Diario de seguimiento”

Con los proyectos, resultados, actividades para el desarrollo profesional, capacitaciones adquiridas, trabajos, archivo de correos electrónicos que mencionen tu labor satisfactoriamente…

6. Construye tu red profesional

Desarrolla relaciones y conexiones que puedan ser un apoyo en tu carrera.

7. Estudia el entorno

Sigue los cambios y las tendencias en tu profesión y la economía en general. Mantente informado de las tendencias comerciales y de las noticias en general.

8. Mantén una trayectoria profesional clara y abierta

Siendo proactivo para responder a una posible falta de oportunidades, incluso si eso significa cambiar tu trabajo y emprender un camino alternativo.

9. Desarrolla la resiliencia

Cultiva tu capacidad para capear la decepción y los problemas. El futuro es incierto y probablemente encontrarás contratiempos.

Si en un determinado momento no tienes claro qué camino emprender, considera hablar con un asesor o una asesora. En CampusFP contamos con orientadores y orientadoras que te pueden ayudar a la hora de decidir en qué formarte.

19 noviembre 2020 - Lola Cervera