Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico

Imagen CampusFP Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico 23-2

Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico

¡La policía científica busca nuevos agentes! Aprende a analizar muestras biológicas, a verificar la identidad a través del ADN, asistir en una autopsia o reunir pruebas científicas para los procesos criminales gracias al ciclo de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico ¡El CSI te espera!

Una titulación emocionante con la que podrás trabajar como técnico/a especialista en anatomía patológica y citología, citotécnico/a, ayudante de forensía, prosector/a de autopsias clínicas y médico-legales, tanatopractor/a y colaborador/a y asistente en biología molecular e investigación.

Módulos profesiones del primer curso

Gestión de muestras biológicas (195 h)
Técnicas generales de laboratorio (230 h)
Biología molecular y citogenética (195 h)
Fisiopatología general (195 h)
Formación y orientación laboral (90 h)
Empresa e iniciativa emprendedora (65 h)

Módulos profesiones del segundo curso

Necropsias (60 h)
Procesamiento citológico y tisular (190 h)
Citología ginecológica (170 h)
Citología general (170 h)
Inglés técnico para grado superior (40 h)
Proyecto de anatomía patológica y citodiagnóstico (30 h)
Formación en centros de trabajo (370 h)

Objetivos

Este título de grado superiorte prepara para realizar necropsias, biopsias y el estudio citológico de muestras clínicas. Como profesional podrás participar en las autopsias, realizar el proceso de apertura, disección y recomposición del cadáver. También podrás ejercer como tanatopractor/a y trabajar en tanatoestética.

Progresion académica

  • A cursos de Especialización Profesional.
  • A otro Ciclo de Formación Profesional de Grado Superior con la posibilidad de establecer convalidaciones de módulos profesionales de acuerdo a la normativa vigente.
  • A Estudios Universitarios Nacionales e Internacionales con las correspondientes convalidaciones de créditos ECTS según normativas vigentes.

Dónde puedes estudiar:

¿Sabías qué…?

El “restaurador de la anatomía”

Mondino de Luzzi (1270-1326) fue un anatomista y profesor de cirugía italiano que ejerció en la Universidad de Bolonia hasta la fecha de su muerte. Apodado como el “restaurador de la anatomía” debido a que realizó importantes avances y contribuciones en la materia.

De Luzzi escribió el primer texto anatómico moderno, un manual de disecciones que realizó a modo de demostración anatómica. Algo novedoso que no se había dado nunca y que se consideró toda una innovación. La obra de Mondino fue un modelo a seguir para las facultades de anatomía, quienes incorporaron sus conocimientos a la enseñanza anatómica.

Así mismo, Mondino de Luzzi aprovechó las reformas de la iglesia católica en Bolonia sobre la disección pública de cadáveres en 1315, para poder agregar a sus clases disecciones reales donde los alumnos podían estudiar el cuerpo humano de forma real.

Los descubrimientos y aportaciones de Mondino de Luzzi fueron tan importantes que, incluso, llegaron a inspirar a Leonardo da Vinci.

Antropología forense. El arte de la investigación

La antropología forense se encarga de la identificación, por medio de exámenes y análisis, de restos humanos con el fin de ayudar en asuntos médicos y legales. Es decir, son el personal que se encarga de determinar quién, por qué y cómo ha muerto una persona.

Su labor es muy importante cuando se trata de colaborar en investigaciones criminales, trabajando mano a mano con inspectores y policías. A través de meticulosos análisis, no solo llevan acabo una identificación del cadáver en base a su altura, peso, sexo, origen y ADN, también son los encargados de deducir como ha ocurrido un crimen a través de los traumas encontrados en el cuerpo.

Un antropólogo forense también puede especializarse en arqueología forense, utilizando técnicas arqueológicas clásicas, se encargan de encontrar y analizar aquellos restos encontrados ya esqueletizados o que tienen un avanzado estado de descomposición. Por otro lado, también pueden especializarse en antropología cultural forense, con el fin de encontrar características culturales en base a la conducta de los criminales o realizar análisis sobre ritos de paso culturales sobre la muerte.

¿Qué es la patología intervencionista?

Se trata de una de las ramas de la anatomía patológica más puntera. Su misión es que, aquellas intervenciones relacionadas con el muestreo de los tejidos, sea lo más óptimo posible, a través de análisis y diagnósticos rápidos, intentando evitar las intervenciones más severas como las punciones.

Actualmente se encuentra en constante desarrollo, buscando facilitar el trabajo y la atención sanitaria de cara al paciente. Actualmente España se encuentra a la cabeza del desarrollo de la patología intervencionista, a tal nivel que la doctora Karen Villar Zarra, patóloga del hospital de Henares, en Coslada, fue considerada por la revista The Pathologist como una de las anatomopatólogas más influyentes en 2020, al desarrollar un protocolo de intervención COVID que reducía el riesgo de contagio durante las biopsias.

Actualmente se encuentra desarrollando y mejorando las máquinas de ultrasonidos, para facilitar las intervenciones médicas, haciendo que el personal de patología se involucre aún más en el proceso de diagnóstico.

La histología, un arte en el diagnóstico

Si nos preguntamos, queridos lectores que es la fisiopatología, todos diríamos que es una rama de la medicina cuyo objetivo es estudiar el funcionamiento de un organismo o de un tejido durante el curso de una enfermedad. Como docente de esta impresionante asignatura, me quedo con el estudio de los tejidos.

Para ello no hay nada más simple que un colorante; son sustancias que poseen la capacidad de teñir células, estructuras y tejidos de nuestro organismo, dependiendo de su origen, nos permiten poder visualizar a través de un microscopio su forma y tamaño, sus estructuras externas e internas y lo más importante diferencias las células benignas de las células malignas y de esta forma poder salvar vidas.

Por lo tanto, no subestimemos a nuestros futuros técnicos en Anatomía Patológica y Citodiagnóstico porque ese es su papel principal, realizar un buen tallado de las muestras que se les otorgan, para su posterior estudio con los colorantes asignados a dichos tejidos.

Para finalizar os digo que el estudio de la histología nos abre una puerta a la contemplación de un cuerpo humano que muestra unos paisajes microscópicos dignos de admirar.

Procesos de fijación tisular.

La fijación tisular es una técnica que consiste en la interrupción de los procesos de degradación que aparecen tras la muerte de las células intentando conservar su estructura celular y tejidos, sin embargo, los métodos en los que se consigue esta conservación son múltiples y dependen de ciertas características como la tipología del tejido, por lo que es muy importante identificar la tipología de la muestra para localizar el fijador idóneo que se dividen en dos tipologías, los fijadores por métodos físicos y los fijadores por métodos químicos.

Cuando el proceso de fijación se completa se produce la descalificación y reblandecimiento tisular, es decir, la eliminación completa de las sales de calcio que se encuentran presenten en los tejidos, especialmente en aquellos en los que hay una alta condensación de sales de calcio como los huesos o los dientes, aunque también se pueden usar en biopsias con calcificaciones.

Citología y ginecología. Detectar el cáncer a tiempo.

La salud sexual y reproductiva es de vital importancia para asegurar el bienestar general de las personas. La ginecología, como rama de la medicina, es la encargada de detectar y prevenir las posibles patologías relacionadas con el sistema reproductor de personas gestantes.

Uno de los padecimientos que más retos supone para la medicina en general y la ginecología en particular es el cáncer. Su prevención y detección temprana son fundamentales a la hora de asegurar el bienestar de las personas. Con esa intención, la ginecología hace uso de las técnicas citológicas en estudios de células y tejidos a nivel microscópico con el objetivo de detectar el cáncer o indicios.

Uno de los procesos más utilizados es la prueba de Papanicolaou o “Pap”, por la cual se detectan los cambios anormales en las células del cuello uterino por medio de la toma de una muestra celular de la zona, el personal de patología se encargará de detectar la existencia de células precancerosas o cancerosas, entre otras.

La importancia de la recopilación de muestras durante la necropsia.

Las muestras que se recogen durante la necropsia son sumamente relevantes, pues nos permiten realizar un análisis detallado de los diferentes tejidos que componen el cuerpo humano. El objetivo es comprender e identificar cuáles han sido las posibles causas de la muerte, aportando un conocimiento vital en las diferentes áreas de la ciencia.

  • Investigación científica. Se proporcionan datos importantes sobre las causas, progresión y características de diferentes enfermedades. Esto ayuda al desarrollo de nuevos enfoques y tratamientos por medio de los resultados producidos por los técnicos y anatomopatólogos.
  • Epidemiología y salud pública. Estas muestras nos permiten recopilar datos epidemiológicos relevantes, ejemplo de ello son los trabajos y avances que se realizaron en el área de la anatomía patológica sobre el covid-19. Esto es sumamente importante porque a partir de los datos obtenidos sobre prevalencia y contagio las instituciones pueden tomar medidas políticas mediante programas de prevención pública o seguimiento con el objetivo de reducir el impacto social y en salud de diferentes enfermedades.

¿Qué es la genómica de plantas?

La genómica de plantas es una disciplina científica enfocada al estudio y análisis del conjunto de complementos materiales genéticos presentes en las plantas, es decir, los genomas de las plantas. Su intención es comprender el ADN de las plantas, su información genética y cómo se traduce en características fenotípicas.

La genómica de plantas se complementa con la anatomía patológica debido a que, la anatomopatología, se utiliza para examinar las muestras de cultivos y tejidos vegetales para, por un lado, detectar posibles alteraciones genéticas o patógenos que se encuentran en las plantas, así como identificar los genes a nivel molecular y las alteraciones tisulares con la intención de desarrollar estrategias de control de enfermedades en los cultivos y mantener un seguimiento sobre la respuesta de las plantas a las enfermedades, lo que ayuda a comprender las dinámicas de interacción entre las plantas y los patógenos, a fin de identificar posibles puntos de intervención en el control de enfermedades.

Histoquímica, vital para el análisis.

La histoquímica es el estudio de los tejidos por medio de diversas técnicas, en las cuales, el tejido se encuentra sometido a productos que le proporcionan una reacción química en las que intervienen sus propias moléculas.

Estas reacciones químicas consisten en la modificación de las moléculas por medio de la oxidación de los enlaces y así, después, poder someterlas a una coloración para hacerlas visibles para los microscopios ópticos o electrónicos.

El objetivo de la histoquímica es poder estudiar las moléculas pertenecientes a una sección histológica y a su distribución tisular in situ para poder localizar los compuestos químicos de las células y tejidos. Por ello, es importante que los tejidos que se van a analizar en el laboratorio se encuentren sometidos a una insolubilización de los compuestos con la intención de fijar sus tejidos para que se vuelvan insolubles y, así, poder preceder a su coloración o para hacerlos electrodensos y facilitar su visión en el microscopio.

Modalidad

Presencial

Titulaciones relacionadas

Empresas colaboradoras

Certifica tu nivel de inglés

CampusFP – Formación Profesional Reglada


10 enero 2023 - Campus FP